La historia del náufrago salvadoreño ¿Verdad o mentira?

3 años
1030 Visitas
Valora con estrellas este artículo

El 30 de Enero del año 2014 era un día cualquiera en islas Marshall, un pequeño país en el lejano continente de Oceanía. Mientras el sol bañaba las costas, los lugareños observaron algo fuera de orden y es que un hombre de baja estatura bajaba de una lancha que al igual que su ocupante, se veían en mal estado.

Este último con una barba ya crecida y quemada por el sol; mientras intentaba comunicarse con los lugareños que a pesar de la barrera del idioma, pudieron darse a entender por medio de gestos y curiosamente, algunos comentan que un niño pudo intercambiar palabras en español con este nuevo personaje desconocido, gracias a algunas palabras aprendidas en serie Dora la Exploradora.


Publicidad de Google


historia-del-naufrago-salvadoreño

Foto por Hilary Hosia (AFP)

La noticia se propagó rápidamente por internet, con unas fotos que mostraban un hombre de barba crecida, ropa vieja y con dificultad al caminar. Momento en el cual muchos empezaron a dudar porque dicho personaje no se veía quemado por el sol y porque se veía “gordo” para haber pasado todo el tiempo en alta mar, tiempo que el náufrago estimaba fue de más de un año.

La historia del náufrago salvadoreño inició el 12 de Diciembre del año 2012 cuando trabajaba como pescador en Tapachula en el sur de México. El y otro compañero salieron a trabajar en una lancha que ya nunca regresó.


Publicidad de Google


Pasaron aproximadamente 400 días hasta que Salvador Alvarenga (nombre real del náufrago), un hombre de 37 años nacido en El Salvador; después de viajar a la deriva 12,500 kilómetros como distancia aproximada; llegó finalmente a islas Marshall donde fue atendido y llevado al hospital. Durante varios días este impresionante personaje permaneció bajo cuidados médicos mientras los medios de comunicación hablaban sobre el caso y algunas personas se mostraban escépticas ante tan gran viaje y cómo este pudo sobrevivir durante casi 14 meses en el mar sin agua ni comida.

Lamentablemente, Alvarenga no iba solo; su compañero de trabajo y con quien desapareció en aquel mes de Diciembre del 2012 no sobrevivió y perdió la vida meses después de haber partido de tierra firme. El náufrago relató que hizo una promesa a su amigo, motivo por el cual regresó a Tapachula para encontrarse con la familia de su querido compañero y a su vez poder ver a sus antiguos compañeros de trabajo.

Mi fe en Dios me salvó“, esas fueron las palabras que el náufrago salvadoreño dijo al explicar ¿Cómo es que había sobrevivido tanto tiempo a la deriva? Y aunque muchos no le creyeron, a principios del mes de Marzo del 2014 una firma de abogados de Estados Unidos llevó a cabo una investigación y una serie de pruebas para indagar sobre la veracidad de la historia del náufrago salvadoreño.

La historia del náufrago a pesar de ser sorprendente, es cierta, al principio se dudaba de si era verdad que este hombre desconocido realmente había salido desde Tapachula hasta que días después se verificara por boca de los mismos compañeros de trabajo de Alvarenga, que tanto el como su compañero se habían perdido desde hace 13 meses. Posteriormente los médicos indicaron que a pesar de su apariencia no se encontraba muy bien de salud, pero a pesar de eso el escepticismo entre algunas personas no desaparecía, sumado al hecho de que el náufrago no daba muchos detalles al respecto.

Ahora con el aval de expertos en el análisis psicológico, el polígrafo y respaldada por una firma de abogados, la historia del náufrago salvadoreño es real. Con esta conclusión recordamos sus palabras cuando dijo “mi fe en Dios me salvó“.


Publicidad de Google



Comentarios