Saltar al contenido

Mamones – La fruta tropical que crece en racimos

mamones-fruta

Los mamones son una fruta tropical. Para alguien que vive en El Salvador es una fruta bien conocida pues es algo que ha visto toda la vida o casi toda la vida cuando es temporada de mamones y para alguien que viva en un país donde esta fruta no sea conocida, será percibida como una fruta exótica.


Anuncios Google



¿Que son los mamones?

Además de lo evidente (que son una fruta), cada mamón es pequeño y en forma redonda alargada. La parte comestible está recubierta por una cáscara de color verde; esta puede tener un color verde bastante claro si el mamón está tierno (y al parecer también depende del árbol) o un color verde oscuro.


Anuncios


La parte carnosa es la parte comestible y suele ser entre dulce y un poco ácida; es mas, a mi gusto hay mamones que son mas ácidos que dulces; puede ser por la variedad o por el árbol. Luego está la semilla y está recubierta por la parte comestible.

Además, retomando lo que dice el título “La fruta que crece en racimos”, los mamones crecen en pequeños manojos o racimos que acumulan unas cuantas unidades de frutas. Ver artículo: Las paternas – Una fruta que hay en El Salvador. Cuando se ve que están lo suficientemente grandes y que ya no están verdes, se pueden cortar.

Lugares donde se da y otros nombres

La fruta se da en bastantes países tropicales, desde México, Centroamérica, países de América del Sur y aún en partes del Caribe. Y como era de esperarse, el fruto recibe diferentes nombres. Para evitar confusión, el nombre científico del mamón es Melicoccus bijugatus, del árbol frutal.

Anuncios Google

Talvéz te interese: Estaciones del año en El Salvador. El Melicoccus bijugatus, recibe nombres como: limoncillo (referencia a su sabor ácido), mamoncillo, huaya, mamalón, chupones, guaretones, maco, quenepa, mamón, entre otros.

Algunos países donde se pueden encontrar árboles de Melicoccus bijugatus son: México, Argentina, Paraguay, Puerto Rico, Bolivia, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Honduras, Panamá, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador.

mamones

¿Cómo se cortan los mamones?

Sobre el árbol, empezar diciendo que en El Salvador a los árboles se les suele decir “palos” (no todos le llaman así pero es algo frecuente o común) por lo que si escucha a alguien decir “un palo de mamón” se refiere a “un árbol de mamón”. El árbol suele ser alto y lógicamente dependiendo de la edad así será su altura.

Ver artículo: Maquilishuat, el Arbol Nacional de El Salvador. Los árboles rondan los 10 metros, 15 metros, 20 metros de altura y pueden llegar a crecer hasta unos 30 metros de altura aproximadamente.

Para bajar la fruta pueden usarse varas pero deben ser lo suficiente largas y con un gancho que logre cortar de alguna forma el racimo a menos que quiera bajarlos dándoles con una vara o de una pedrada y que algunos se rajen por el golpe o cuando caigan al suelo.

Ver artículo: Producción del café en El Salvador ¿Que tanto se produce? y Más. Además de que los que se suelten del racimo (a puro golpe) se desperdiguen por el suelo. Al parecer, lo normal es que alguien se suba al árbol para bajar algún racimo.

Esta opción de subirse al árbol es muy arriesgada y no se recomienda, por lo que si se encuentra con un árbol de mamones no se intente subir ya que una caída desde suficiente altura puede ser peligrosa o fatal.

Temporada

Los mamones son una fruta de temporada la cual dura unos cuantos meses, pudiéndose encontrar el fruto ahí por el mes de julio hasta octubre; aunque según se tiene entendido la cosecha puede variar un mes antes o un mes después según el país.

Aporte nutritivo y peligro de asfixia

El mamón como es de esperar tiene un aporte nutritivo valioso. Entre las cosas que aporta al organismo esta la vitamina C, vitamia A y antioxidantes, solo por mencionar algunos.

Por último solo decir que esta fruta es peligrosa debido al riesgo de asfixia por el tamaño de su semilla que si bien es pequeña, puede ser lo suficiente grande para quedar atrapada en la garganta y provocar asfixia mortal. Por lo tanto, no se la de a niños pequeños, y aún los adultos deben tener la debida precaución.