Decameron El Salvador – Mi experiencia de 2 días

Decameron El Salvador – Mi experiencia de 2 días
5 (100%) 1 vote

decameron salinitas mi experiencia de dos dias

Hola, pues como bien dice el título del post; hoy les vengo a contar mi experiencia de 2 días en Decameron El Salvador, un excelente hotel de playa en el departamento de Sonsonate que puedo resumir en una sola palabra “comodidad” y es que sus instalaciones y su comida disponible a las horas establecidas son un alivio que no se encuentra en muchos lugares aquí en el país por no decir ningún otro.


Anuncios Google


Pero sin más, empezaré a contarles mi experiencia en Decameron Salinitas. Fuimos alrededor de 12 personas entre familiares y amigos, cuando íbamos llegando no pude evitar recordar la película de Jurassic Park (creo que por el diseño de la entrada). La cola de autos no era larga ya que eran solo unos 7 autos a lo mucho; esto sucede porque para entrar se presentan los DUIs de las personas que ingresan y se da un vistazo rápido de quienes van ingresando al lugar.

Pasado este pequeño “chequeo” el auto paso junto a una especie de mini laguna artificial bastante bonita, rápidamente llegamos al lobby 1 (hay dos) donde nos bajamos del carro con todo y maletas y nos llevaron a un salón grande con muchas sillas y donde por suerte hay aire acondicionado, ahí nos pusieron a todos un brazalete que no nos teníamos que quitar en toda la estadía; esto es así ya que así se mantiene un control de los visitantes y si te ven en el buffet sin brazalete se darán cuenta que te haz colado.


Anuncios Google


Habitaciones en Decameron Salinitas

Después de ponernos el brazalete (hay como tres colores diferentes) nos dieron unas tablitas con las que podíamos pedir una toalla, la teníamos que cuidar pues si la perdíamos era un cargo extra de $20 USD. Luego nos dirigimos a nuestras habitaciones, ahí me di cuenta que el número de habitaciones del Decameron Salinitas es enorme ya que para llegar donde se quedaron mi abuelo y unas tías tenía que recorrer bastante y eso era solo una pequeña parte de todo lo que había.

En fin, por alguna razón las habitaciones no quedaron juntas pero eso no importó ya que quedé en una habitación triple con mis primos y con ellos no me iba a aburrir. Lo primero que hicimos fue elegir en que cama dormiría cada uno, echamos suerte y yo gané así que elegí la cama de en medio. Luego de esto cada quien se puso su “shorts” y sus sandalias (en mi caso “zapatos acuáticos”); y nos dispusimos a recorrer el lugar.

Al poco tiempo nos metimos en la piscina (la que está frente al bar) y luego fuimos al mar que está al bajar unas gradas. Pasamos por la piscina de agua salada pero no quisimos meternos así que nos fuimos directamente al mar.

piscinas decameron

Lo bueno del Decameron Salinitas en Sonsonate es que tiene una línea de “rompeolas” y esto evita que las olas grande entren y lo revuelquen a uno, lo que hace mucho más seguro bañarse en el mar, algo que agradecí mucho ya que en ese entonces todavía me costaba nadar (terminé de aprender a nadar en Roatán unos diez días después).

playa sonsonate

Con mis primos nos relajamos y nadamos por un buen rato, luego regresamos a la habitación del hotel y nos quitamos la ropa mojada para alistarnos e ir a comer.

Aquí hay algo interesante y es que la ropa mojada no hallaba donde ponerla, adentro de la habitación no podía porque el piso y todo no estaba diseñado para que el piso estuviera mojado, el baño no creo que fuera la mejor opción pues ahí no se iba a secar; así que solo quedaba el balcón (estábamos en el tercer piso) pero no estaba permitido colgar ropa ahí, me imagino que es porque se ve mal o muy corriente. Así que no hubo de otra que ponerlo en el piso del balcón para que se secaran las sandalias y los “shorts”.

Esto es algo muy curioso ya que en mi opinión debería haber algo (qué, no sé) que facilitara la molestia de la ropa mojada. Pero aprendí algo, a la hora de bañarse es mejor en bikini (para las mujeres) y para los hombres es mejor que usemos de esos “shorts” que traen boxer incluido ya que por lo general están hechos de un material de fácil secado, algo que se agradece en estas situaciones.

Hora de comer en el buffet de Decameron El Salvador

Después de ponerme ropa seca, ya hacía hambre y nos dirigimos a ver si comíamos pero los buffet abren a las 6 de la tarde así que nos tocó esperar un poco. En un principio pensé que se hacía fila para entrar pero no, cada quien entra en grupos o solo y ya adentro uno anda dando vueltas eligiendo lo que quiere comer.

Comimos lo que quisimos hasta llenarnos y nos fuimos a la habitación, pero regresamos nuevamente a comer a las 9:30 pm ya que el buffet cierra a las 10 de la noche y abre nuevamente a las 8 de la mañana para el desayuno.

comida-decameron-salinitas-postres

De noche en Decameron Salinitas – Primer día

Después de haber comido hasta ya no poder, con mis primos fuimos a ver el movimiento en el bar y yo pedí un Capuchino mientras uno de mis primos al que llamaré “Fran” luchaba en la barra para pedir una bebida. Habían bastantes personas y recuerdo en especial un grupo de personas que hasta me pidieron que les tomara una fotografía.

Allí mi otro primo (al cual llamaré “David”) se encontró un amigo el cual nos acompañó a dar una vuelta por el hotel. Nos dirigimos a la izquierda (cuando uno esta viendo en dirección al mar), pasamos por un pequeño puente y llegamos a la otra piscina, allí las habitaciones se veían diferente (me refiero a “lujosas”) pues tenían un balcón bastante amplio, a lo que comentó el amigo de mi primo mencionó que allí era más caro y efectivamente se notaba.

En el camino nos encontramos con una especie de reunión a la luz de una fogata en la arena, eran aproximadamente 12 personas sentadas en sillas con mantas blancas y departían en una mesa igual mientras los atendía un mesero. Me dio la impresión que una escena así solo la había visto en las telenovelas o en alguna película, fue bastante curioso.

Finalmente llegamos hasta el otro buffet, el cual es más pequeño que los otros dos (también hay un restaurante a la carta pero es con reservación); del lado de la playa había un grupo de soldados en una esquina, me imagino que era para cuidar que nadie se metiera de ese lado pues ya era el final de las instalaciones del hotel Decameron Salinitas y del lado de la arena podría meterse cualquier persona.

Después del recorrido (“Fran” llevo una entretenida conversación con el amigo de mi otro primo en todo el camino); nos regresamos por el buffet central pues allí cerca estaba nuestra habitación pero como no teníamos sueño nos sentamos por la piscina y conversamos durante una hora aproximadamente. A eso de la 1 de la mañana nos fuimos a la habitación para dormir. Sinceramente esas camas del Decameron son muy cómodas, sumado a que el aire acondicionado no lo pudimos apagar en toda la estadía xD, me tuve que abrigar bien pero el clima era muy cómodo. En resumen, el primer día fue divertido, cómodo, comida a más no poder y buena compañía.

Segundo día, nos seguimos bañando y comiendo

Algo que me llamó mucho la atención es que tanto mis primos y yo nos encontramos con conocidos, amigos o simplemente personas que conocíamos de vista, por ejemplo, entre las personas que vi estaba un catedrático de la universidad que me había dado clase.

El segundo día me desperté como a las 6 de la mañana, y salí dar una vuelta por el lugar y como era de esperar nadie se levanta a esas horas excepto unas pocas personas, estaba muy solo pero eso me gustó pues pude tomar algunos videos y fotografías.

La noche anterior había recorrido Decameron El Salvador hacia el lado izquierdo hasta llegar al final así que esta vez caminé hacia la derecha y después de unos cuantos minutos llegué hasta el otro buffet. Este esta justo al final, del lado de la playa siempre hay un vigilante por si alguien se pasa ya que al igual del otro extremo, no hay muro o algo que impida que la gente se pase por la arena.

Allí hay unas piedras grandes y me puse a caminar entre ellas y observar movimiento de pequeños peces, allí encontré un pequeño cangrejo que puse en mi mano y luego lo regresé al agua. Después de observar por unos minutos me dispuse a ir caminando por la arena hasta la piscina de agua salada.

playa en la mañana

Sentí que no me tardé mucho en llegar, ahí subí las escaleras (gradas) y alguien había dejado un iPhone 4S olvidado xD, pero eso sí, se le regresó al dueño, mala onda quedárselo uno. Yo andaba uno igual pero el mio era más viejito. Luego subí las gradas hasta el tercer piso y mis primos ya se habían despertado y estaban viendo televisión.

Segundo día de comida sin límite en Decameron Salinitas

Lo que más me gustó del Decameron fueron sus camas, dormía como un bebé sumado al clima fresco del aire acondicionado. Pero ese solo es mi caso ya que si le preguntas a alguien lo más probable es que te diga que lo que más le gustó de este espectacular hotel de playa salvadoreño es su comida y no es de menos ya que hay buffet en el desayuno almuerzo y cena, todo lo que puedas comer pues ya está incluido en el precio.

El día anterior habíamos comido mucho y ahora era el turno del desayuno, ya hacía hambre y nuestra familia nos llamó para que fuéramos a comer. Cuando llegamos había gente esperando afuera pues no dejaban entrar ya que todas las mesas estaban llenas pero nomas se desocupaba una entraban más. Nosotros también íbamos a esperar pero una tía nos llamo para que entráramos, ellos ya tenían nuestros puestos en la mesa donde todos estaban sentados.

En el desayuno comí moderadamente pues no me quería llenar mucho ya que me estaba preparando para el almuerzo. Todo fue muy agradable pues la familia estuvo hablando como por hora y media hasta que ya no había casi nadie en el lugar y ya estaban preparando todo para el almuerzo.

Pasó poco tiempo y ya era hora del almuerzo, sinceramente ya no recuerdo que comí pero allí se come en cantidades enormes. Eso sí, siempre iba por un jugo de maracuyá pues me gusta mucho; al final de la comida a penas me podía mover pero tenía que recuperarme para la cena.

Después de descansar el tiempo suficiente nos fuimos a la piscina y allí continué con mis prácticas de natación. Nos relajamos, nos bañamos nuevamente en la playa y se hicieron las 6 de la tarde nuevamente, era hora de ir otra vez al buffet.

comida decameron salinitas El Salvador

Con mis primos comíamos temprano para hacer la digestión lo suficientemente rápido como para regresar a comer nuevamente antes de que cerraran el buffet, por lo que en la noche comíamos quizá unos tres platos más postré y bebidas. Pero esta vez estaba nuevamente lleno así que nos fuimos al buffet que había visitado en la mañana, allí servían lo mismo.

Al rato veo a una de mis tías por ahí, lo que me extrañó ya que ese buffet esta como a 7 minutos caminando desde el otro buffet. El motivo era que allí en la piscina (hay varias piscinas) junto al buffet se realizan todas las noches “shows” de gente que baila y esas cosas. Al poco tiempo habían muchas personas, sentadas en sillas que habían puesto alrededor.

show nocturno decameron

El show estuvo bastante bien, luego todos nos regresamos a la zona donde nos manteníamos. Con mis primos seguimos dando vueltas por el lugar, yo fui a pedir otro Capucchino (al lado del bar sirven café), nos acostamos en las sillas de playa blancas que abundan por todo Decameron Salinitas, yo me puse a jugar un rato con mi teléfono y se nos ocurrió ir a ver la disco ya que la noche anterior no habíamos ido a conocer.

La disco se encuentra cerca del lobby 1, en el mismo salón donde uno va a dejar las tablitas y ha hacer el registro de salida. Cuando entramos había mucha gente bailando, yo fui al baño pues había tomado bastante jugo y cuando salí solo pasaron unos 5 minutos antes de que nos regresáramos nuevamente ya que no había nada que hacer ahí.

Al final nos ganó el sueño como a las 12:30 de la mañana y nos fuimos a dormir. El día siguiente nos tocaba salir a la 1 de la tarde.

Listos para irnos pero antes íbamos a seguir comiendo

Como les mencioné, la mayoría dirá que lo más atractivo del Decameron es la comida y nosotros no íbamos a irnos sin degustar por última vez las diferentes comidas disponibles en el buffet. Así que en el desayuno comimos bastante nuevamente y descansamos para irnos a bañar a la playa otra vez.

En la playa nos metimos a la piscina de agua salada pero preferimos irnos al propio mar, ahí se nos metió la idea que queríamos agarra uno de los muchos cangrejos que se ven en el rompeolas así que caminamos con mucho cuidado uno de mis primo y yo hasta llegar; mi primo “David” como era más pequeño en estatura no nos siguió porque el agua le llegaba muy arriba.

Ya en el rompeolas me subí a las piedras, algo que no recomiendo, por ejemplo mi primo “Fran” no subió a las enormes piedras porque estas son algo resbalosas y peligrosas y si te llegas a caer y te pegas en la cabeza ya sabes lo que te puede pasar. Pero como yo andaba calzado acuático (unas zapatillas que compré en Wallmart a $12) me animé e intenté atrapar uno pero estos eran muy rápidos y se escondían.

Como vi que no se podían agarrar xD, nos fuimos otra vez cerca de la orilla; allí nos relajamos un rato y nos salimos para irnos a la piscina pero antes nos quitamos la arena en una de las regaderas. Pasó como una hora y al salir de la piscina nos preparamos para el almuerzo justo antes de salir. Al final de la comida procuré comer todos los flan que pude y uno que otro jugo de maracuyá.

salinitas

Finalmente fuimos a preparar las maletas para irnos pero nos tocó dar unas cuantas vueltas para encontrar las tablitas de las toallas pues cometí el error de darle la mía a mi madre y después tuve que andar dando vueltas para que me la diera, así que si no van a estar en habitaciones cercanas no le estén dando su ficha para toallas a nadie, mejor guárdenla ustedes para que no les toque andar buscando al familiar o amigo que se hizo cargo de la misma. Al final ni siquiera necesite toalla. Eso sí, si hubiera perdido la ficha me hubiera tocado para $20 extra, tal y como les mencione más arriba.

Al recuperar la ficha ya podíamos ir a hacer el Check Out, esto es en el mismo lugar donde por las noches es la disco xD, ahi dejamos las maletas y nos dieron un papel para poder reclamarlas. Fuimos a dar una vuelta mientras esperábamos a nuestra familia y finalmente no fuimos.

Y como pueden ver así fue mi experiencia de dos días en Decameron Salinitas, El Salvador, Centroamérica xD; he intentado hacer amena la lectura y he dejado a un lado la seriedad que suelo tener en los demás artículos del blog.

Para finalizar puedo decir varias cosas

  • Vale la pena ir al hotel Decameron especialmente si vas acompañado de gente que quieres.
  • Cuiden la llave del cuarto porque sino tienen que pagar $100 extra (en la primera foto pueden ver que la ando en la muñeca, los dos días la anduve ahí).
  • ¿Cuanto vale? el precio por persona es de $75 la noche aunque al parecer hay promociones y a los socios les cobran menos.

Si ya has ido a este espectacular lugar no dejes de compartir con nosotros tu comentario y hacer más grande las “experiencias Decameron Salinitas“.


Anuncios Google



You May Also Like

About the Author: Luis

¿Qué puedo decir de mi? Redacto en ElSalvadorEsHermoso.com desde hace varios años. Fiel creyente de una Centroamérica unida, disfruto la naturaleza y aquellas cosas buenas que El Salvador ofrece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *